La tradición del anillo de compromiso

El anillo de compromiso tiene historia con tu amor eterno y que llevarás junto al anillo de bodas. Pero antes de incluso imaginar el día de tu boda, toma un respiro e intenta averiguar cada curiosidad o dato importante que giran en torno a esta importante joya que se suele regalar al pronunciar frases de amor inolvidables.

Índice de Contenido

    Un poco de historia

    Ya en la Edad Media, entregar y aceptar el anillo de compromiso significaba establecer un vínculo: de hecho, la pareja se comprometió a fijar una fecha en la que pronunciar las frases de la promesa de matrimonio. Durante la Ilustración se impuso la costumbre de los anillos secretos que, divididos en varias piezas, se unirían posteriormente para formar el anillo de bodas. También conocidos por el nombre anillos poesía tenían grabados mensajes románticos hacia su amada convirtiéndose así en moda.

    La introducción de los diamantes en los anillos se remonta a la época victoriana: antes, consistían en simples objetos metálicos. Cuenta la leyenda que el Archiduque Maximiliano de Austria regaló a su amada María de Borgoña un anillo de oro con un engaste de diamantes y desde ese momento este tipo de joya se convirtió en el símbolo oficial del compromiso.

    ¿Y hoy en día?

    La tradición contemporánea del anillo de compromiso lleva a la familia De Beers, quienes, líderes mundiales en el comercio de diamantes, comenzaron una campaña publicitaria masiva en 1938. Con la ayuda de actrices y cantantes de Hollywood, los anuncios del gigante incluso llegaron a sugerir la cantidad a gastar en el ring: el salario de un mes, que luego se convirtió en dos. Fue en 1948 cuando la redactora Frances Gerety concibió para De Beers el famoso lema "Un diamante es para siempre" que contribuyó no poco a difundir la tradición del anillo de compromiso de diamantes por todo el mundo, incluso en aquellos países donde era desconocido como Japón.

    Los impecables consejos de etiqueta

    La etiqueta aconseja hacer que la elección recaiga en un anillo que refleje los gustos y la personalidad de quienes lo reciben. Una novia que opta por invitaciones de boda baratas, difícilmente apreciará un objeto suntuoso, en cuyo caso también se pueden utilizar joyas de la familia, quizás para modernizarlas o adaptarlas, aumentando así el valor emocional y simbólico del objeto. La entrega del anillo, según el bon ton, consagra el inicio de una serie de eventos y tradiciones: quien regala la joya preciosa debe, de hecho, recibir también un ramo de flores. En casa de los padres de la novia, quienes deben corresponder con un regalo de igual valor. Son tradiciones que se han perdido un poco, pero aún se aprecian mucho el sentido común y la cortesía.

    ¿Cuándo donar el anillo de compromiso?

    La etiqueta requiere que el anillo tan deseado sea donado exactamente un año antes de la fecha de la boda, pero los tiempos han cambiado y no existe una regla fija al respecto. ¡Esto no significa que puedas regalar el anillo de compromiso sin una propuesta de matrimonio! Pero esta tradición tiene hoy un papel menos rígido y más romántico también en términos de tiempo. Hazlo solo cuando estés totalmente convencido y tal vez regalarlo en una fecha especial para ti sin olvidar que organizar la boda te llevará unos meses. En cualquier caso, el día de la boda lo establecerán juntos una vez que el fatídico diamante se coloque en el dedo de su cónyuge.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Leer más...