¿Qué hacer si no le gusta el anillo de compromiso?

Ha llegado el momento más esperado de tu vida: tu pareja te ha regalado el anillo de compromiso. La fatídica joya, sin embargo, la calle ha decepcionado tanto que en lugar de concentrarse en la elección de la fecha de la boda y los anuncios de la boda, ¿se encuentra rumiando sobre el incidente? ¡Que no cunda el pánico! En los siguientes párrafos le damos algunos consejos útiles sobre cómo comportarse y qué hacer. Una vez leído, se sentirá más ligero y estará listo para razonar con serenidad sobre todos los detalles de la boda, ¡incluidos los favores de la boda!

Índice de Contenido

    ¡Tranquilo, antes que nada!

    En primer lugar, cuando tu pareja te pone el anillo en el dedo, es necesario respirar hondo para recuperar la calma y evitar que en tu rostro aparezca la típica e inconfundible expresión de desprecio. ¡Sería una verdadera lástima que se fijara en ella para que sepas que realmente hizo todo lo posible para hacer el regalo perfecto! Así que no seas impulsivo y, más bien, distráete pensando, por ejemplo, en posibles frases para que la promesa de matrimonio se incluya en tu discurso el día de la boda.

    El poder del tiempo

    Una vez que haya pasado la etapa de "recepción", tómese un tiempo para reflexionar. Pasar unos días te permitirá entender si la decepción fue momentánea y simplemente por el hecho de que el anillo no es exactamente como esperabas o si realmente es "práctico" para ti. Una vez que tenga la conciencia adecuada, debe actuar en consecuencia. Si la respuesta que has obtenido es que realmente no te gusta la joya, sería un error ignorarla, también porque la usarás toda tu vida. Entonces, lo que tienes que hacer es … ¡Sigue leyendo hasta el siguiente punto!

    ¿Qué no les gusta?

    Que el anillo que recibiste no es de tu agrado ahora es una certeza. Bueno, ¿qué es exactamente lo que no te gusta? ¿Quizás sea una joya familiar que te fue regalada para mantener una tradición que a tus ojos ya está obsoleta, además de molesta, ya que te encuentras vistiendo una joya que consideras pasada de moda? ¿O está totalmente fuera de la caja y no refleja sus gustos de ninguna manera, incluso si son tipos alternativos que elegirían invitaciones de boda originales? Encuentre sus respuestas, ¡porque serán la guía para la solución!

    ¿Aceptable o insoportable?

    Ahora que sabe qué le pasa al anillo que ha estado sobresaliendo en su dedo anular durante unos días, debe comprender si los defectos encontrados son aceptables o si son realmente insoportables. Si la conclusión es que simplemente no puede traerlo, y mucho menos imagínelo junto a la fe de que elegirán estrictamente juntos, ¡definitivamente ha llegado el momento de actuar!

    Honestidad y delicadeza

    No te gusta el anillo y tienes que decírselo a tu pareja. Encuentre la oportunidad adecuada identificando un momento en el que ambos tengan tiempo para abordar el problema con confianza. Utiliza un tono cariñoso y tranquilo, necesario para endulzar el tema, y ​​no olvides "condimentar" la esencia del discurso con una serie de agradecimientos encaminados a concretar que conoces muy bien todo el esfuerzo que se ha puesto en la búsqueda del anillo. Señale lentamente lo que, en su opinión, no funciona en la joya y esté listo para asegurarle que no está rechazando en absoluto la propuesta de boda y que, de hecho, ¡está listo para elegir las invitaciones de boda!

    La solución juntos

    No te impongas, es un asunto delicado. Esté abierto a recibir consejos, pero firme a la hora de decidir que se debe hacer algo. Enfréntate, tranquilízate y razona. Sois un equipo y, también en esta ocasión, ¡encontraréis juntos la solución!

    El tamaño no es importante

    Un último, pero no menos importante consejo: si el tamaño de la piedra no te satisface, no digas nada. No es el valor en efectivo lo que hace que una joya tan importante y llena de significado simbólico sea aceptable o no.

    En general, considere que su pareja ciertamente ha prestado mucha atención al comprar el anillo de compromiso. ¡No guardes rencor, después de todo es una elección muy complicada y definitivamente más difícil que la de las tarjetas de boda!

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir

    Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo. Leer más...